Anpier clausura su IV edición del Camino del Sol en Toledo

El Gobierno de Navarra apoya la exigencia de seguridad jurídica para los productores fotovoltaicos
17 octubre, 2019
Más de 1.000 fotovoltaicos de toda España en la clausura del Camino del Sol en Toledo
18 noviembre, 2019

Anpier clausura su IV edición del Camino del Sol en Toledo

MÁS DE 1.000 PRODUCTORES DE ENERGÍA FOTOVOLTAICA DE TODA ESPAÑA SE DARÁN CITA LOS DÍAS 15, 16 Y 17 DE NOVIEMBRE

EL SÁBADO 16 DE NOVIEMBRE SE CELEBRA EL ACTO FINAL CON LA EMISIÓN EN DIRECTO DEL PROGRAMA “POR FIN NO ES LUNES” DE ONDA CERO, DIRIGIDO POR JAIME CANTIZADO

Anpier, la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica, concluye en Toledo la IV edición del Camino del Sol los días 15, 16 y 17 de noviembre con la asistencia de más de 1.000 productores fotovoltaicos de toda España. “Seguridad jurídica: SÍ y ahora” ha sido el eslogan con el que Anpier ha recorrido toda la geografía española en 21 actos con salas repletas de productores fotovoltaicos, en las que la asociación ha podido compartir experiencias con los más de 4.000 productores asistentes a las mismas.

Con este acto final en Toledo, Anpier quiere trasladar a la ciudadanía, a los políticos, a las administraciones y a los medios de comunicación las urgencias que en materia energética se han de afrontar en España y en las que deben implicarse todos y cada uno de ellos.

La jornada del sábado, que se celebrará en el hotel Beatriz Toledo Auditórium, contará con dos partes: la primera jornada será la emisión en directo del programa “Por fin no es lunes” de Onda Cero dirigido por Jaime Cantizano, que contará con su equipo de colaboradores Jaime Novo, José Luis Llorente y Fernando Eiras, y en la que además participarán Miguel Ángel Martínez-Aroca, presidente de Anpier; Juan Antonio Cabrero, vicepresidente de Anpier y Juan Castro-Gil Amigo, experto en regulación energética. La segunda parte constará de una mesa debate titulada “La sociedad frente a una debacle climática” en la que participarán Francisco Pérez Abietar, delegado de Anpier en Castilla-La Mancha; José Luis Escudero Plomo, Consejero de Desarrollo Sostenible de Castilla-La Mancha; Fernando Ferrando, presidente de la Fundación Renovables; Santiago Carcar, experto en información económica y Ramón Tamames, catedrático de Estructura Económica.

60.000 familias españolas reclaman que se atienda y se compense el daño causado por el Estado, el mismo que les pidió que invirtieran sus ahorros en el desarrollo y la generación de energía solar fotovoltaica y, con dicho afán, estableció un marco normativo sencillo, previsible y seguro. Tan sólo dos años después, y una vez conectadas las instalaciones, se inició un carrusel de cambios retroactivos -hasta nueve- que ha llevado a este sector a soportar recortes de hasta el 50% de las retribuciones que motivaron todo este gran esfuerzo inversor ciudadano.

En palabras de Miguel Ángel Martínez-Aroca, presidente de Anpier: “Este colectivo no está dispuesto a renunciar a sus derechos y espera una solución urgente para restaurar la quiebra de las normas que dieron origen a sus inversiones. No habrá Transición Justa sin dar un trato justo a las familias que, haciendo grandes sacrificios, han puesto los cimientos que ahora nos permiten dejar atrás el modelo de generación fósil y contaminante, para que la sociedad continúe progresando y manteniendo su bienestar sin destruir nuestra gran casa común: el Planeta Tierra”.

El cierre de la primera edición del Camino del Sol fue en Santiago de Compostela, la siguiente en Murcia y la última, en Navarra, con gran éxito de público. En todas ellas se constató que los fotovoltaicos son un colectivo unido y beligerante que por mucho tiempo que transcurra no está dispuesto a renunciar a sus derechos. Este colectivo exige, no solo una restitución económica, sino también moral, dado que las primeras instalaciones renovables, sin las cuales hubiera sido imposible tener ahora la oportunidad de implantar el nuevo modelo energético, que nos permitirá mantener nuestro progreso y nuestro bienestar. Sin el impulso que los Estados dieron a las renovables, ahora solo habría una opción para evitar los escenarios más devastadores del cambio climático: paralizar el crecimiento e iniciar sendas regresivas que nos devolverían a situaciones preindustriales.